martes, 9 de mayo de 2017

El blog, una decisión y un anuncio

¡Hola a todos!
Siento no haber podido actualizar hasta ahora.

Ha pasado ya un tiempo desde que se cerró la encuesta que publiqué a principios de abril sobre si queríais que trajese una entrada mensual con mis favoritos del mes. Bien, muy poquita gente ha votado (tres personas) y la mayoría se ha decantado por el no, así que nada. No habrá entradas con mis favoritos del mes xD

Supongo que es normal. Ya hay muchísima gente que lo hace, sea en blogs o en youtube, e imagino que una más lo terminaría de saturar todo, además de que la gente podría perder el interés. Aparte, claro está, del hecho de que este blog está dedicado principalmente a la escritura, pero como es un tema del que últimamente tengo poco que decir, al final se ha acabado convirtiendo en un blog personal.

Aun así, aunque no haga entrada con los favoritos de cada mes, sí que seguiré contándoos mis cosas. Y sois libres de leerlas o no. Será como hasta ahora: en una misma entrada hablaré un poco de todo, sin que eso signifique que hable de mis cosas favoritas del mes. Vaya, también es posible que me pasen cosas malas y os las quiera contar, como es normal. Y repito que sois libres de querer leerlas o no, como es obvio. Yo no obligo a nadie a estar aquí ni a leerme :P xD

No digo nada de esto a malas. Puse una encuesta y la gente (poca) ha hablado. Así que el blog seguirá como hasta ahora: me pasaré de vez en cuando, siempre que pueda y siempre que tenga algo que contaros, y probablemente en una misma entrada hable de mil cosas a la vez. Como siempre xD

Bien, hoy lo que tengo que contaros es que mi vida está patas arriba, la verdad, pero al mismo tiempo, parece que las cosas se están relajando un poco. Cada día tengo un millón de cosas por hacer y eso me estaba dejando muy poco tiempo para hacer lo que me gusta, relajarme y disfrutar un poquito de la vida.

Ayer mismo, sin embargo, tomé una decisión que hará que eso cambie un poco.
Voy a dejar el francés.

Sí, sé que ahora mismo habrá quien esté pensando que estoy loca, que no debería dejarlo cuando quedan sólo dos meses de curso, que debería aguantar hasta el final... Lo sé. Yo misma seguía adelante pensando en esos mismos argumentos.
Pero ya no puedo más.

Veréis, ahora tengo un pequeño gran proyecto entre manos que exige todo mi tiempo. Prácticamente todo. Y también todo mi esfuerzo, pues no es tarea fácil. Aun así, lo estoy haciendo muy a gusto porque, vaya, me gusta, es algo que disfruto haciendo, así que nada de quejas en este aspecto.
Y ahora, además, voy a estudiar oposiciones.

Sí, me ha costado decidir qué hacer con mi vida, pero ya estoy decidida al fin xD He tardado lo mío, pero ya me estoy poniendo las pilas para tratar de sacarme unas oposiciones y poder trabajar por fin y de una vez por todas. Estoy harta de dar clases particulares. No me gusta enseñar, no me gusta dar clase y no me gustan los niños, así que ni en broma quiero pasar el resto de mi vida como profesora, sea particular, sea en un instituto, sea en una universidad... Whatever.

El caso es que ya son dos las cosas importantes que tengo entre manos. Y los días tampoco es que sean lo bastante largos como para que me dé tiempo a todo. Estudiar y trabajar a la vez me satura, de verdad, y sé que no soy la única a la que le pasa, y dado que las oposiciones son las que van a realmente servirme de algo, laboralmente hablando, en el futuro, obviamente es lo que elijo estudiar.

Me gusta el francés. Es un idioma bonito y musical, pero nada sencillo. Hay que echarle horas, hay que echarle esfuerzo, hay que echarle ganas, y yo, sinceramente, no tengo nada de eso en estos momentos. Cuando empezó el curso estaba encantada con el francés, pero poco a poco he ido perdiendo el interés, la verdad. No porque fuese más complicado, ni por el nivel alto de la escuela de idiomas, sino... no sé realmente por qué. Me cansé y ya está. No me apetecía seguir aprendiendo, ni seguir estudiándolo, y he seguido durante unos meses a trancas y barrancas.

Pero ayer pasó algo que me hizo cambiar radicalmente de idea sobre si seguir aguantando o no.

Bueno, aquí cabe mencionar algo que todavía no he dicho, y es que este año, por fin, por primerísima vez en mi vida, voy a tener la suerte de poder ir a la Feria del Libro de Madrid. No, todavía no me lo creo. No, no sé cómo voy a hacerlo para llevarme los muchos libros que me gustaría que los autores me firmasen. No, no doy crédito a que falte menos de un mes. My God xD

Y esto tiene relación con mi decisión respecto al francés, aunque cueste creerlo. Ayer mismo, la profesora decidió que el examen final de junio, el examen final de todo el curso de francés, será justo al día siguiente de que yo vuelva de Madrid.
Y... eh... no.

Miusté, no voy a pasarme esos pocos días en Madrid preocupada pensando que tengo un examen y que tengo que estudiar. No. Me niego. Tengo el viaje ya planeado, lo tenemos todo pensado para visitar todo lo que podamos de Madrid y, a la vez, ver la Feria del Libro, que es lo que a mí más me interesa, personalmente. Y ya está todo pagado, falta muy, muy poquito, y de aquí a que llegue el viaje ya estoy bastante ocupada con el proyecto que he mencionado y con las oposiciones.

Así que, sintiéndolo mucho, algo tiene que caer, porque ya digo que el día no me da para más, la vida en general no me da para más, y ese algo va a tener que ser el francés.

Hasta aquí hemos llegado, pues. Lo del examen ha sido simplemente como una señal, el detalle que necesitaba para terminar de decidirme con respecto a la asignatura. Huelga decir que no voy a matricularme para el año que viene, ya que ni siquiera tengo intención de presentarme a dicho examen; tampoco es que el temario sea sencillo, ni algo que se estudia en dos tardes, y ya digo que ando demasiado escasa de tiempo últimamente.
Así que lo dejo.

Y, sinceramente, desde que tomé la decisión ayer me siento liberada. Me siento relajada. Como si fuese capaz de hacerlo todo y más. Aparte, ayer mismo estaba estudiando francés, antes de enterarme de lo del examen, y es que no me apetecía. No tenía ganas de hacer los ejercicios, de escribir dos o tres redacciones en francés, de practicar el dichoso passé compossé. He perdido las ganas.
Y, sin embargo, he recuperado las ganas de hacer otras mil cosas.

Por ejemplo, hoy tengo intención de grabar un vídeo, que podréis ver en unas semanas aquí, si os interesa. Me apetece muchísimo jugar a videojuegos y ver mil y una películas y series. Tengo la bombillita encendida para escribir, reescribir y hasta para corregir. De verdad, es que fue decidirme a dejar francés y vi el cielo abierto xD

Esto no quiere decir que ahora vaya a dedicarme a vaguear. Las oposiciones siguen estando ahí, y también el proyecto que he mencionado. Ocupada voy a estar; ése es el principal motivo por el que ya llevaba un tiempo planteándome el dejar francés, y ahora eso es simplemente una realidad. 

Sobre lo de que se me ha encendido la bombillita, es la pura verdad. Desde hace unos días ya voy echando en falta la escritura, el escribir, el sentarme a teclear sin prestar atención a nada más, pues la última vez que conseguí escribir algo fue antes de semana santa. Ha llovido bastante, sep, y ahora ya no me puedo aguantar las ganas de escribir.

Ayer mismo, después de enterarme de lo del examen y de tomar mi decisión respecto a francés, las ganas me vinieron en masa y estuve escribiendo un rato por la noche. Lo disfruté muchísimo. ¡Lo echaba tanto de menos! He conseguido avanzar en uno de mis proyectos personales, y lo mejor es que tengo también varias ideas para otro proyecto que lleva estancado varios años, el pobrecito mío. Incluso va a haber un cambio de título en alguna de mis obras...

Claro que todavía es pronto para contar nada de esto. Son proyectos muy a largo plazo, ya que no me voy a poder dedicar a ellos por entero, como me gustaría hacer. No sé con qué frecuencia podré trabajar en ellos, debido a lo que ya he explicado de las oposiciones y tal, pero, al menos, he recuperado las ganas de escribir. Es un primer paso :)

Volviendo a lo de la Feria del Libro, voy a poder estar allí el 3 de junio, día de la Blogger Lit Con :D No creo que me quede todo el día, porque no voy sola y porque tenemos mil sitios que visitar y mil cosas que hacer en Madrid, pero al menos un rato largo sí que quiero estar en la quedada, y conocer y saludar a cuantos escritores pueda para pedirles que me firmen sus libros. ¡Me muero de ganas! *-*

Y, vaya, si alguno de los que me seguís estáis por allí ese día y me veis el pelo, por supuesto, podéis saludarme si queréis :P Yo trataré de llevar unos marcapáginas o algo por el estilo para repartir, por si alguien quiere ^-^

Con esto y mis redes sociales a continuación por si queréis seguirme, me despido por hoy :)
-Twitter: @SilenZahra // @BlogsSanCG.
-Instagram: @SilenZahra.
-Facebook: Página de autora.
-Goodreads: Sandra C. Gallegos.
-Pinterest: Sandra C. Gallegos.
-DeviantArt: SilenZahra.
-Wattpad: @SanCGallegos.
-Mi otro blog: El Jardín del Invierno.
-Mi canal de youtube: Sandra C. Gallegos.
-Mi e-mail: sandra.cgallegos@gmail.com.

¡Nos leemos!

martes, 28 de marzo de 2017

Writing again!

¡Hola a todos!
Me paso por aquí de nuevo para dar señales de vida y contaros un poquillo lo que ando haciendo últimamente.

Lo primero y lo más importante, teniendo en cuenta la temática de este blog, es lo que bien dice el título: estoy volviendo a escribir. Poco a poco, no al ritmo que me gustaría, pero parece que me han vuelto las ganas.

Como ya he contado por aquí a veces, llevo un tiempo bastante largo, como uno o dos años, en los que me cuesta la misma vida escribir. He empezado mil y una historias, más o menos largas, y las he ido abandonando; desde 2013, cuando escribí BECADP, no he terminado nada. Me faltaban las ganas, la constancia, la ilusión por sacar adelante una historia. Cuando tenía tiempo no me venían las ganas de escribir, sino de hacer mil otras cosas, como jugar a la consola o ver vídeos en youtube.

Pero hoy, aunque me sigue apeteciendo coger la consola, un libro o youtube en mi tiempo libre, ya por fin he conseguido volver a escribir. Lo estoy consiguiendo poco a poco. Al empezar 2017 me puse como propósito escribir otra vez, terminar algo de lo que había empezado, y creo que voy por buen camino.

Avanzo a trancas y barrancas, eso sí. Sigo estando bastante liada y sigo queriendo desconectar sin más cuando tengo algo de tiempo, pero ahora las cosas han cambiado un poco porque me han vuelto las ganas de escribir. En enero sólo escribí un par de páginas, y además ni siquiera eran de un proyecto nuevo. En febrero escribí sólo un día, pero sí que se trataba del proyecto con el que estoy ahora.

Es en marzo cuando más he escrito, aunque esto tampoco quiere decir que haya escrito todos los días. Por desgracia eso me es imposible por la cantidad de cosas que tengo que hacer, tanto en internet como en mi vida diaria, pero estoy tratando de repartirme mejor el tiempo.

Mi gran problema es precisamente la organización, la distribución de mi tiempo. No es algo que se me dé bien o que sepa hacer, pero estoy intentando cambiar eso. Quiero volver a hacer cosas que hacía hace uno, dos, tres años, sin dejar de lado lo que voy haciendo hoy día, y es muy difícil encontrar el equilibrio.
Pero soy Libra. El equilibrio es cosa mía.

Nah, just kidding 😆 El caso es que estoy tratando de repartirme mejor el tiempo, de dormir mejor, de levantarme más pronto y así poder hacer más cosillas. Sin dejar, por supuesto, de despejarme y desconectar cuando siento que lo necesito.

Sigo jugando a la consola cuando me apetece, aunque sin darme los vicios que solía darme hace años. He descubierto hace poco un juego llamado Story of seasons que me tiene enganchada. Si conocéis por un casual juegos como Animal Crossing o Harvest Moon, digamos que Story of seasons se da un aire, aunque para mí es bastante mejor. Es como si hubieran cogido lo mejor de AC y lo mejor de HM y lo hubieran unido, añadiéndole mejoras para crear SoS
(Ahora que me doy cuenta, qué curioso es que las siglas de Story of seasons sean SoS. No, no estoy pidiendo ayuda 😆)


Story of seasons es un juego simple en el que tienes que sacar adelante una granja: cuidar de animales tales como vacas, ovejas o gallinas, cultivar hortalizas según la estación del año, añadir mejoras a tu granja y tus herramientas... Y también socializar, claro, pues se te indica siempre cuándo es el cumpleaños de algún vecino del pueblo o cuándo hay algún evento en el que puedes participar.

Como veis, no se trata de una historia de aventuras, sino más bien de un juego tranquilito, pero que engancha bastante. Yo me he dado mis buenos vicios en algunos de mis ratos libres y voy ya por el otoño del primer año. Si lo habéis jugado o lo estáis jugando, ¿por dónde vais vosotros? 😊

También, como he dicho, me gusta mucho ver vídeos en youtube e incluso crear los míos propios. Soy muy fan de canales como Rager Coffee, Libros de María Antonieta, Super Carlin Brothers, Jenna MoreciLangfocus, Fuera de foco, ZormanHerrejónEl Poser Friki o Inesmellaman, por mencionar solamente algunos de los muchísimos que sigo. Como podéis ver, me gusta la variedad, pues sigo canales de literatura, de cine, de videojuegos, de idiomas, de escritura, de parodias o simples vlogs en los que la persona cuenta algo de su vida haciendo uso del humor. Son geniales, de verdad. Echadles un ojo porque no tienen desperdicio.

Y sí, también yo subo mis propios vídeos a youtube, aunque no con la frecuencia que me gustaría. Últimamente, en el mes de marzo, han caído tres vídeos, pero ya no habrá vídeo nuevo hasta mediados / finales de abril. Siento que esto tenga que ser así, pero, como ya he explicado en el canal, tardo la misma vida en editar cada vídeo que subo, por no hablar del tiempo que invierto preparándolo y grabándolo. Por desgracia no dispongo de todo el tiempo del mundo y no me resulta nada fácil editar un vídeo, así que la frecuencia va a ser esa: un vídeo al mes, siempre en viernes, a las 17.30, hora peninsular.

En otro orden de cosas, hace muy poquito he ido a ver la nueva película de La bella y la bestia. ¿Vosotros la habéis visto? ¿Qué pensáis de ella? A mí me ha gustado incluso más que la original, la verdad, porque nos ha permitido conocer mejor a algunos de los personajes, como la Bestia o Gastón, y además se han rellenado algunos plot holes que tenía la original, como por ejemplo, eso de que nadie del pueblo se acordase ni del castillo, ni del príncipe, ni de la maldición.

También me ha encantado cómo han caracterizado a los objetos encantados (Lumière 💘) y que hayan añadido al piano, lo que ha hecho que cobrase más importancia el personaje del armario. También Maurice, el padre de Bella, me ha gustado mucho más en esta película, y no hablemos ya de LeFou. I love him 💗

Yo me he criado viendo La bella y la bestia de 1991 (año en que nací, además), junto con las otras películas de Disney de los noventa, y para mí ha sido como revivir la infancia viendo uno de mis clásicos Disney favoritos en la gran pantalla. Y mejorada en muchos aspectos, además.

Vamos, es que yo estaba disfrutando como una enana volviendo a ver las escenas principales de la película, con diálogos en general la mar de fieles y escuchando, además, las canciones originales, porque es que han respetado las letras de todas las que aquí aparecen. A la canción de Gastón le han dado una vuelta de tuerca y está bastante mejor, en mi opinión, y Qué festín es simplemente maravillosa, perfecta, sublime. Y no hablemos de la canción del principio y del famoso baile entre Bella y Bestia. Aw ❤️

Entiendo, sin embargo, que haya quien prefiera la película original. Por ejemplo, yo sin duda me quedo con la Bella animada, porque, sintiéndolo en el alma, Emma Watson es quien más me ha decepcionado en esta película. Esperaba una Bella más fiel a la original, pero también más valiente y, por qué no, más feminista, ya que la propia Emma Watson lo es. Pero, para mí, su actuación ha resultado bastante sosa, simple e incluso fría. La Bella animada tiene más sangre en las venas.

Pero Bestia, Gastón, LeFou, Lumière, la señora Potts, Chip... me han gustado mil veces más en la nueva película. Por eso creo que sale ganando el live action, porque además la historia es más completa, más redonda, y la ambientación es muchísimo más fiel a la época que la de la película de 1991.
En mi humilde opinión, por supuesto.

En fin, tan sólo me apetecía hablar un poquillo de las cosas que más me han entusiasmado últimamente, por lo que no podía dejar de mencionar tanto Story of seasons, como La bella y la bestia, como los canales de youtube que más sigo actualmente. Quería que esta entrada fuese un poco para poneros al día de cómo estoy, qué hago y qué os podría recomendar, y quiero que esas tres cosas queden como mis recomendaciones personales de este mes: el videojuego, la película y los canales de youtube.
(Quizás podría tratar de hacer una especie de sección mensual para recomendaros cosillas. ¿Os gustaría? Así el blog estaría menos muerto.)

Claro que el tema principal de esta entrada era la escritura. Y me he ido por las ramas, como siempre 😂 Hablando un poco de lo que estoy escribiendo, no se trata de un proyecto original, sino de un fanfic, pero es una idea que me encanta, la verdad, y me tiene muy enganchada. Además, la estoy escribiendo directamente en inglés, lo que me está ayudando bastante a aprender expresiones nuevas y a soltarme un poquillo más escribiendo en ese idioma.

También tengo otros dos proyectos en la recámara, a los que me quiero dedicar de lleno en cuanto me quite de encima algunas responsabilidades (como el francés, por ejemplo, que ahí sigo, yendo a clase), pero por ahora me doy por satisfecha, la verdad. El volver a escribir, aunque no sea todos los días y aunque sean solamente unas pocas páginas, ya es bastante más de lo que esperaba conseguir hacer en este nuevo año. Veremos si continúo por el mismo camino.

En fin, ha quedado la entrada un poco batiburrillo de cosas 😆 Pero quiero insistir en una idea que he tenido mientras la escribía: ¿os gustaría que hiciese una entrada mensual recomendándoos mis cosillas favoritas de cada mes? Puede ser un libro, puede ser una película, quizás una canción o una aplicación para el móvil, who knows. Es algo que está muy de moda por youtube, por lo que he visto, pero yo prefiero dedicar los vídeos a otros temas, ya que sólo voy a poder subir un vídeo al mes.
Así que quizás podría usar el blog para hablaros de las cosas que más me han gustado y haceros algunas recomendaciones. ¿Qué me decís? ¿Os atrae la idea? Let me know! 😊
(He añadido una pequeña encuesta en la sidebar del blog para que podáis hacerme llegar vuestra opinión. ¡Votad lo que preferís, por favor! Merci beaucoup!

Por último, mencionar que estoy bastante activa por instagram últimamente y que podéis ver en goodreads y en mi blog de literatura los libros que voy leyendo y mis opiniones sobre ello, si os apetece. Os dejo por aquí abajo los enlaces, junto con el resto de mis redes sociales, como siempre.

-Twitter: @SilenZahra // @BlogsSanCG.
-Instagram: @SilenZahra.
-Facebook: Página de autora.
-Goodreads: Sandra C. Gallegos.
-Pinterest: Sandra C. Gallegos.
-DeviantArt: SilenZahra.
-Wattpad: @SanCGallegos.
-Mi otro blog: El Jardín del Invierno.
-Mi canal de youtube: Sandra C. Gallegos.
-Mi e-mail: sandra.cgallegos@gmail.com.
¡Nos leemos!

PD: El pasado sábado se cumplieron siete años desde la presentación de mi primerísima novela, Magia medieval. Cómo pasa el tiempo, madre mía. Y mis pobres Álvaro y Víctor siguen sin haber visto la luz después de eso... A ver si este año o el siguiente por fin pongo remedio a eso. Wish me luck! 🤞

martes, 24 de enero de 2017

La La Land

¡Hola a todos!
Primera entrada del 2017. Por fin xD Ya iba siendo hora, ¿no? :P

Como siempre suelo decir, si no tengo apenas nada que contar, prefiero no actualizar porque sí, sino esperarme a realmente tener algo que compartir con vosotros. Y lo cierto es que he empezado el año bastante bien, porque estoy leyendo muchísimo otra vez e incluso he vuelto a escribir. Muy poquito, casi nada, pero, oye, es un comienzo. Ahora me falta ser constante, pero espero conseguirlo.

El caso es que, pese a no ser esto un blog de cine, en esta entrada quería hablaros de una película de la que estoy segura que ya habréis oído hablar de sobra. Por raro que os parezca, yo no sabía nada de su existencia hasta que, por pura casualidad, me saltó un anuncio en un vídeo que estaba viendo en youtube y, al ver que se trataba de una película de Emma Stone, actriz que me gusta bastante, decidí quedarme a ver el tráiler completo.

Y a los pocos días estaba en el cine viendo la gran maravilla que es La La Land.

Sí, me ha encantado. Sí, soy de las personas que han amado esta película. Sí, me alegro horrores de que ganase tantos globos de oro y espero que se lleve también los Oscars a los que ha sido nominada. Creo realmente que se lo merece, porque la película es visualmente preciosa, la música no podría ser mejor y los actores principales hacen el papelón de sus vidas, en mi humilde opinión. Y eso que Emma Stone me encantó locamente en Rumores y mentiras, pero pienso que se luce en La la land. Y Ryan Gosling no se queda atrás. Vamos, es que me quiero casar con Ryan Gosling. Yo soy su futura esposa, sólo que él todavía no lo sabe.

Lo que hace especial a esta película es la música. Si le quitásemos sus muchas canciones, como City of stars, A lovely night o, mi favorita, Fools who dream, lo cierto es que la película sería sólo una comedia romántica más. Con actores de lujo y con un toque diferente debido al tema de perseguir tus sueños, pero quizás no sería tan maravillosa como realmente es.

Quiero hablar especialmente de la canción que canta Emma Stone, la de Fools who dream. Tranquilos que no es ningún spoiler de la trama, podéis seguir leyendo con calma :) En esta canción, el personaje de esta actriz, Mia, habla sobre su tía, que solía vivir en París y a veces le contaba historias sobre su vida en el extranjero. Una vez, su tía le contó que saltó al río descalza a pesar del frío y la nieve, y que se pasó un mes estornudando pero, aun así, lo volvería a hacer.

Esta canción es una oda al arte y a los artistas. Si sabemos leer entre líneas, veremos que el tema de saltar al río, de zambullirse sin importar la temperatura que haya en el ambiente, es una metáfora de lo que cualquier artista hace. Cualquier persona que crea algo desde cero, sea una canción, un poema, un dibujo, una novela, un personaje... salta al río de cabeza y se congela y se pasa un mes estornudando, pero no pasa nada, porque, a pesar de los malos momentos, el resultado merece tanto la pena que, sin duda, lo volvería a hacer. Al igual que la tía de Mia. 

A pesar del miedo, de los riesgos, de los momentos de duda y bajones, sigues adelante, sobrevives y, al terminar, descubres que te ha gustado tanto escribir esa historia o ese poema, componer esa canción, crear a ese personaje o pintar ese dibujo, que no puedes evitar volverlo a hacer. No puedes evitar empezar de nuevo con una nueva historia, una nueva obra, una nueva canción, un nuevo personaje. Eso es lo que significa ser artista y por eso esa canción es mi favorita. 

Os juro que, en el momento en que la vi en el cine, a Emma Stone cantando con ese sentimiento, esa letra tan perfecta, esa música tan potente, se me pusieron los pelos de punta. Y brindo yo también por los tontos que sueñan, por locos que puedan parecer. Y por los corazones que sufren y se rompen. Y por el caos que nosotros, los artistas, provocamos en el mundo. Y por lo necesario que es el arte para el ser humano. Y por la oda al arte que supone no ya sólo esta canción, sino también la película entera.

Como veis, me he enamorado por completo de esta película. Creo que es inspiradora, porque ambos personajes, Mia y Sebastian, luchan por sus sueños y se apoyan el uno al otro en todo momento. Obviamente, ambos cometen errores, porque es lo que tiene el ser humano, pero lo importante, lo que enseña esta película, es que nunca hay que dejar de luchar por los sueños. Incluso a pesar de las decepciones y los bajones. A pesar de la inseguridad y de la precariedad económica. El arte merece la pena, pero no todo el mundo va a pensar lo mismo. Así que hay que saber luchar, plantar cara a las adversidades y seguir hacia delante. Seguir nadando, como diría Dory, aunque mejor no sigo por ahí que no quiero mezclar películas xD

Ahora sí que voy a hablar un poco con SPOILERS, así que podéis decidir si queréis seguir leyendo a partir de aquí o no :P Al final del todo ya sí podréis leer, porque no habrá spoilers. 
Mia quiere ser actriz. A lo largo de la película la vemos presentarse a mil y una audiciones. A todas va siempre con un gran ánimo, con una gran sonrisa y, por supuesto, con ilusión. Pero, decepción tras decepción, llega un momento en el que Mia no puede más. Cree que un intento más acabará con ella y decide rendirse. Regresa a casa de sus padres y se centra en rehacer su vida, olvidadas ya sus ambiciones de ser actriz.

Por otro lado, Sebastian, el personaje de Ryan Gosling, es un apasionado del jazz que sueña con abrir su propio club. Él es un gran pianista, pero, hasta ahora, no ha llegado su gran oportunidad. A lo largo de la película lo vemos pasar de un trabajo a otro, pero ninguno lo llega a llenar del todo. Llega un momento en que, tras haber encontrado cierta estabilidad en una banda, cree que debe centrarse, dejar su sueño atrás y conformarse con lo que ha conseguido, pese a que siga deseando tener su club de jazz.

Y, en ambas ocasiones, ahí está Sebastian para Mia, y ahí está Mia para Sebastian. Para recordarse mutuamente cuál era su sueño. Para apoyarse el uno al otro. Para creer el uno en el otro.

Sebastian le falló a Mia en un momento muy importante para ella, pero, pese a que se separaron después de eso, en cuanto surge una nueva oportunidad, Seb no duda en plantarse en casa de Mia y animarla a volverlo a intentar. Él cree de verdad en ella, en su talento, tanto para actuar como para escribir, pues Mia probó a crear su propia obra y a representarla en un pequeño teatro.
Y es gracias a él que Mia hace la audición de su vida y consigue el papel de sus sueños.

Es gracias a Mia que Sebastian, por su parte, recuerda cuál era su sueño y se esfuerza por seguir luchando por él. Tras varios trabajos que no le gustaban, Seb consigue un trabajo como teclista en una banda que está de gira, por lo que pasa largas temporadas fuera de casa. Está consiguiendo ahorrar mucho dinero gracias a ello, pero, a cambio, pasa muy poco tiempo con Mia. Seb se ha estado planteando quedarse en esa banda y dejar atrás su idea de abrir un club de jazz, pensando que así tiene la estabilidad que tanto él como ella necesitaban.

Pero Mia trata de hacerle recordar cuál era su sueño. Quizás esta es la escena que menos me gustó de toda la película, porque, en fin, ambos habían cometido errores, sí, pero Mia nunca le pidió a Seb que aceptara el trabajo como teclista en esa banda. Mia nunca quiso que él aceptase un trabajo por ella, pero él creyó que eso a ella le gustaría, que tendrían por fin estabilidad económica. Al tratar Mia de hacerle ver que debía seguir su sueño, de hacerle recordar lo que él más quería y deseaba, tienen una discusión muy fuerte. Y creo sinceramente que Seb fue muy injusto al decirle a Mia que a ella le gustaba más cuando a él le iba mal porque así ella se sentía mejor. En este caso no puedo sino apoyar a Mia, ya que ella sólo pretendía que su chico fuera feliz, y sabía que su mayor deseo era tener su propio club.
Al fin y al cabo, los dos estaban mirando el uno por el otro, pero quizá no lo hicieron de la manera correcta.

En cualquier caso, lo peor fue cuando Seb no acudió a la representación de la obra de Mia. Me dolió más a mí que a ella, sinceramente. Después de tanto esfuerzo, de tantas audiciones sin resultado, hubo pocas personas que fueron a ver a Mia y, para colmo, el hombre con el que salía y que tanto había creído en ella no estuvo allí. Y sí, él tenía que trabajar, de acuerdo, pero, teniendo en cuenta que era amigo del cantante de la banda, supongo que, de haberlo hablado con él, Seb habría podido salir antes y haber llegado a tiempo a ver la obra. Al fin y al cabo, en su primera cita, Mia llegó tarde debido a otro compromiso, pero acudió. Tarde, pero allí estuvo. Pienso que lo menos que Seb podría haber hecho por ella era hacer todo lo posible por ver su obra.

Por eso entiendo tanto a Mia. Me pongo en su piel perfectamente. Se ha llevado muchísimos chascos, algunos viniendo del hombre al que quiere y que le ha descubierto un nuevo mundo, y cuya música, además, le encanta, pues no olvidemos que ella entró en un pub sólo porque escuchó cómo él tocaba. 

No obstante, no quiero decir con esto que el personaje de Ryan Gosling sea mala persona. Ni mucho menos. Seb apoya de verdad a Mia y cree en ella. La anima mientras ella escribe su obra, y es él quien, de hecho, la arrastra a esa última audición, tras la cual ella al fin consigue ser actriz. Y eso es precisamente lo que más me gusta de Seb: que, a pesar de sus errores, luego sabe enmendarlos. No digo que por esto Mia tenga que perdonarlo y aquí no ha pasado nada, porque para ella fue un golpe duro, pero, al menos, ya que no pudo estar en su obra, Seb la llevó a esa audición que le cambiaría la vida.

Y me encanta que ambos antepongan sus respectivos sueños a su relación. Pensaba que, quizá, uno de los dos abandonaría definitivamente su sueño a pesar de lo muchísimo que ambos han luchado por lograrlos, pero qué va. Ella va a ser actriz y va a seguir su camino, y no va a abandonar ni por Seb, ni por ningún hombre. Y él va a tener su propio club de jazz y va a tocar en él todas las noches, y no va a cambiar de idea ni por Mia, ni por ninguna otra mujer. Anteponen cada uno sus respectivos sueños; se ponen a ellos mismos por delante, y eso me encanta y me parece perfecto, ya que, en la mayoría de los casos, uno de los dos acaba por renunciar a lo que quiere por tal de estar junto a la persona que ama. 

Y es que el amor, por perfecto y mágico que sea, no tiene por qué significar un impedimento a la hora de realizar nuestros sueños. Siempre va a depender de cada pareja, por supuesto, pero lo importante es ser feliz cada uno consigo mismo y, después, con la otra persona. Y Mia y Seb saben que no podrían ser felices juntos si uno de los dos no pudiera dedicarse a lo que más le gusta. Mia no hubiera querido que Seb dejase de lado su sueño; de hecho, ella fue quien se lo intentó recordar cuando él se planteó olvidarse del tema. Y Seb no hubiera querido que Mia renunciase a su sueño de ser actriz después de lo muchísimo que ella luchó por conseguirlo. El uno es feliz viendo cómo el otro logra alcanzar su meta en la vida. El uno cree más en el otro que en sí mismo. Mia duda mil veces de su talento como actriz, pero ahí está Seb para apoyarla. Seb decide abandonar su sueño a mitad de camino, pero ahí está Mia para animarlo a no rendirse.

Aun así, confieso que me dio pena ver que sus caminos iban por separado. El uno aportó mil cosas buenas a la vida del otro, pero no pudieron seguir juntos. Lo admito: me dio mucha pena, porque me encantaba la pareja que hacían, la química que tenían, cómo creían el uno en el otro.

Por eso mismo me gusta tanto el final.
En el cine, viendo la escena final, estaba perdida. No entendía de qué iba la cosa, pero luego resultó que esa escena muestra lo que hubiera podido pasar si las cosas hubiesen sido de otro modo. Seb no hubiera aceptado el trabajo en la banda, por lo que habría acudido a ver la obra de Mia. Ella habría tenido mayor seguridad y, al recibir el papel que cambiaría su vida, él habría podido ir a París con ella sin problema. Habrían tenido un hijo juntos, habrían paseado juntos por la ciudad de las estrellas y habrían entrado en aquel pub que podría haber sido el de Seb.

Me parece de las mejores escenas que se han hecho jamás, de verdad. Junto con la escena del planetario, que es increíble, y la de la audición de Mia, que me encantó. Creo que la película entera es una maravilla, aunque hay una parte al principio en la que a ella le sale un novio de la nada (?) En serio, no tiene sentido que ella ande con las amigas cantando eso de encontrar a alguien en la multitud que la alce del suelo al fin y, de repente, tenga un novio. Sin que lo hayamos visto antes. Sin que se le haya mencionado, sin que Mia haya hablado de él, sin que se les haya visto juntos en alguna escena. Misterio xD
FIN SPOILERS

Como he dicho, la película me parece una obra de arte y una oda al arte en sí. Los actores bordan sus papeles, la música es inmejorable, hay toques de humor y de drama, es fácil ponerse en la piel de los personajes y llegar a quererlos, y además, si sois amantes del cine, pillaréis muchísimas referencias al cine clásico. Yo las pillé pese a no estar muy puesta en el tema, y creo que eso es un detalle que no hace sino engrandecer la película.

Espero con mis palabras haberos animado a dar una oportunidad a esta película :) Y también haber enmendado el tener tan abandonado este blog. A ver si corrijo eso de una vez.
¡Nos vemos en la siguiente!

Me voy al planetario con Ryan Gosling, jeje :P