sábado, 1 de enero de 2011

Días sin Fin ~ Curiosidades

-Días sin Fin es una novela policíaca y romántica totalmente ambientada en la realidad, sin ninguna clase de fantasía; a excepción, claro está, de la historia que se cuenta.

-Los escenarios que aparecen son reales, aunque sí que me tomé ciertas libertades a la hora de adentrarnos en las calles de alguna ciudad. El motivo es simple: no he tenido oportunidad de visitarlas, y si lo he hecho, ha sido de forma demasiado breve como para explicar de forma detallada la geografía de cada ciudad.

-Me gusta mucho escribir en tercera persona, pues así puedo explicar los movimientos, pensamientos y sentimientos de diversos personajes. Es lo que he hecho en Días sin Fin, la cual cuenta con cuatro y, a veces, hasta cinco protagonistas diferentes. De modo que la misma historia me pedía ser escrita en tercera persona.

-En un principio, Días sin Fin sólo contaría con tres personajes principales: Dave, Brian y Rachel. No precisaba de más, o eso creía yo hasta que me encontré hacia la mitad de la novela. Fue entonces cuando me di cuenta de que me faltaba un pilar importante que apoyara a estos tres personajes y los animara en sus momentos de debilidad. Y así nació Adam.

-A causa de haber sido el último en aparecer, no se sabe demasiado de la vida de Adam a lo largo de la novela; es el protagonista más secundario, por así decirlo. Por tanto, en más de una ocasión se me ha pasado por la cabeza la idea de escribir otra novela en la que él sea el único y completo protagonista. Podría ser una especie de secuela, ya que no quiero cambiar nada del final de Días sin Fin, o lo podría estropear.

-Para los que os interese, sólo tengo ideas breves para dicha secuela, y además, tengo otros tantos proyectos entre manos. Así que, en caso de que algún día me decidiera a escribir la novela cuyo protagonista fuera Adam Rivers, no sería ahora, desde luego ;)

-Sigamos con Días sin Fin. Es una novela llena de acción y con bastante carga psicológica (o eso creo yo) que escribí durante el año 2009. La idea me surgió mucho antes, a raíz de un videoclip de mi grupo favorito, Estopa, el de su canción Cuando Amanece. Dicho videoclip es más o menos como un tráiler de una película que, sin embargo, lo deja todo en el aire. Vamos, que no te muestra el final de las escenas que se van sucediendo.
Por lo que a mí se me ocurrió la idea de inventarme todo lo que puede haber pasado antes de lo que se ve en ese vídeo, y también después, por supuesto. De hecho, si habéis leído la novela, en el videoclip podréis ver escenas que incluí luego en mi libro. Claro que fue con sus propios personajes, en su propio contexto y con una trama definida, surgida a raíz de ese vídeo, pero no exactamente igual. No toda la historia salió del videoclip ;)

-Al principio no empecé escribiendo directamente Días sin Fin. Cuando vi el vídeo, escribí solamente lo que se ve en él, las mismas escenas, los mismos personajes... y un final que me inventé. Eso fue antes de decidirme a intentar escribir una novela de verdad, basada en ese vídeo pero no exactamente igual :P Y así, poco a poco, fue naciendo Días sin Fin, la cual comencé a escribir en serio en febrero de 2009.

-La fui compaginando con Magia Medieval. Ya la tenía escrita a mano y la estaba pasando a ordenador, por lo que fui alternando la escritura a ordenador de las dos novelas. Mientras que la primera ya la había escrito a mano, la segunda fue escrita en su mayor parte a ordeandor directamente. A veces escribía escenas sueltas en clase y luego las iba pasando, pero casi toda Días sin Fin se escribió directamente en las teclas de este ordenador :)

-La mayoría de los personajes tienen nombres relacionados con su propia forma de ser. Por poner un ejemplo, en el primer capítulo aparece Slippereel, cuyo nombre significa "anguila"; y, en efecto, Hatch le dice que es escurridizo como una anguila. Más ejemplos: Coleman iba a llamarse en principio Coldman, "hombre frío", pero acabé por cambiarlo para que fuese algo más discreto. Y Meeks significa "manso", lo cual, unido a su cobardía, conforma la personalidad de Walter Meeks.

-Algunos sufrieron cambios en sus nombres, como Coleman, aunque el más notable creo que es Hatch. Al principio iba a llamarlo Hated, "odiado", pero resultaba demasiado evidente y no me gustaba como apellido. Así que escogí uno que se le pareciera, Hatch, aunque tampoco es que mi intención fuese llamarlo "escotilla" xD
Tampoco a Danford pretendía llamarlo "vado", pero me gustaba como apellido para uno de los matones al servicio de Hatch. Y qué decir de Death, el francotirador; su propio nombre confirma las palabras de Hatch: nunca falla un tiro.

-Aún nos quedan otros tres personajes con nombres "en clave". Dos de ellos son las mujeres, Caroline Short, "bajita" o "corta", y Samantha Redfield, "campo rojo". La primera, claramente, es una persona de estatura baja y con pocas luces, pero no se corta a la hora de hacer daño. Y el apellido de la segunda hace referencia a su pelo, rojo como la sangre.

-Y así llegamos a Humphrey Trueman. Es el personaje más ambiguo de toda la novela, y su propio nombre es una ironía. Estuvo a punto de casarse con Rachel y su historia se explica en el capítulo segundo; de ahí que su nombre, "hombre verdadero", sea una ironía. Y los que habéis leído el libro sabéis... ;)

-También me costó dar con los nombres de algunos de los "buenos". Por ejemplo, Cedric, el hijo mayor de Dave y Lizzie, empezó llamándose Colin, pero me harté enseguida del nombre. Luego preferí llamarlo Eric, luego William, pero ambas veces me cansé. Hasta que opté por Cedric y ya no me cansé xD
Del resto de personajes, tenía claro que Dave, Rachel y Lizzie iban a llamarse así, al igual que Christine y la mayoría de los policías (que por cierto, el nombre del comisario también tiene un significado importante en su personalidad: Clemens, "clemencia"). Los que más me costó escoger fueron Brian y Adam, aunque después de probar esos nombres durante un par de capítulos, decidí que se llamarían así definitivamente. No dudé más, porque ya me daba la sensación de que cada personaje, en mi cabeza, tenía cara de llamarse como yo había elegido xD

-Mi personaje favorito es Brian Kelley. Es de los que más sufre, si no el que más, y por motivos muy diversos. No puedo explayarme mucho aquí, pero he de decir que le cogí un cariño especial a medida que iba escribiendo la novela... lo cual no significa que no me gusten el resto de personajes ;)

-Y sobre el final, no puedo decir mucho sin destriparlo. Simplemente, no tenía claro del todo lo que iba a pasar; una parte sí, pero me faltaban piezas. Y el epílogo, directamente no estaba ni planeado xD Decidí añadirlo una vez releí la novela, pues me pareció que había que explicar aún un par de cosas :P

¡CUIDADO! SPOILERS ;)

-A veces improvisé... como en el caso del coma de Brian. Sí, Hatch lo secuestra y su banda se lo hace pasar realmente mal, pero en ningún momento se me pasó por la cabeza que cayera en coma. Claro que, después de tantísimas heridas... creo que fue lo más apropiado.
Además, debo admitir que ese capítulo me encanta: cuando Brian lucha entre la vida y la muerte. Ya había leído diferentes novelas en que cada escritor te muestra el coma de una manera distinta, por lo que decidí dar mi propia visión de dicha enfermedad a través del sufrimiento de Brian. El pobre mío... Es que como para no cogerle cariño, de verdad xD

-También improvisé con el capítulo 9, en el que se van a Nueva York. Si estaban buscando a Hatch, yo quería que mis personajes viajaran, que no se quedaran sólo en el Reino Unido. Así que, cuando despertó Brian del coma y tras su recuperación, me lo llevé, junto con Dave, a Nueva York. Y enlacé su aventura con los gánsters con el secuestro de Rachel, a quien Hatch ya había llevado antes a La Gran Manzana. Eso fue improvisado cuando ya llevaba media novela escrita xD

-Y el final... lo tenía medio-claro. Sabía que tenía que haber ese enfrentamiento entre el malo malísimo y los dos buenos, uno de ellos encañonado por el antagonista. Estuve dándole muchas vueltas... Llegados al final, resultó que no sabía qué personaje debía ser el verdugo de Hatch, pues todos habían sufrido por su culpa, sin excepción; incluso los hijos de Dave y Lizzie. De modo que lo único que tenía claro era que quería que fuera Dave el que apuntara a Hatch... pero no sabía a quién encañonaría éste.
Tuve que darle muchas vueltas hasta que, al fin, vi claro que, puesto que acababan de liberar a Rachel, Brian debía estar con ella. Por tanto y puesto que Adam aún no había sufrido demasiado (tan sólo de forma indirecta, por el sufrimiento de los demás), lo escogí a él para que Hatch lo encañorara.
Y ya conocéis el final, los que leéis esto... Adam es herido, Brian acaba con Hatch y Dave se lleva corriendo a su hermano al hospital. Ah, y Trueman muere, y el resto de la banda de Hatch es encarcelado.

-El epílogo no estaba planeado en un principio. La historia terminaba con la muerte de Hatch, en el capítulo 15, pero cuando la releí, sentí que necesitaba contar algo más, algo sobre la vida de los personajes un tiempo después. Por lo que, en pocas páginas, me decidí a explicar que Brian y Rachel ya viven juntos, se casan y tienen churumbeles; que Dave y Lizzie van a por el tercer nene; y que Adam, probablemente, está saliendo con Chloe, una de las agentes de la comisaría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Paséate por este bosque lleno de tréboles de cuatro hojas y escribe algunas letras en la tierra ^^