miércoles, 2 de febrero de 2011

Curiosidades

-Magia Medieval es una historia de fantasía y aventuras que entremezcla algunos elementos reales con la ficción. Está escrito en tercera persona, con lo que conocemos pensamientos, sentimientos y acciones de varios personajes, centrándonos en los dos hermanos principales, Álvaro y Víctor. Ambos obtienen un poder mágico, se enamoran y aprenden a manejar la espada, como si de auténticos caballeros medievales se tratase.

-Pese a ser una historia de ficción inventada por mí, hay algunos elementos que, como digo, son históricamente reales, y yo he intentado ambientar la novela en una Edad Media lo más real posible (aunque permitiéndome ciertas licencias fantásticas). Hay una aldea de pobres campesinos, un castillo de un señor feudal, alguna que otra batalla medieval, damas y caballeros. También aparecen los musulmanes, pues en el siglo XIII aún permanecían en el Sur de la Península.

-Para escoger los nombres me lo pensé muchísimo. Tenía claro que quería que uno de ellos se llamara Víctor (es mi nombre favorito), pero Álvaro tuvo otros nombres antes de acabar llamándose así (Mario, por ejemplo), al igual que Alfonso (que pasó por llamarse Daniel primero y David después) e Isabel (cuyo predecesor fue Lidia). Soy muy maniática con los nombres, para mí son tan importantes como los propios personajes o la historia en sí.

-Hablando de los nombres, también ellos influyen en cómo son los personajes. Es decir, su significado: Víctor significa vencedor, conquistador, y según lo que he leído, los chicos así llamados suelen ser impetuosos e irreflexivos. Y Álvaro significa prudente, cauteloso, con lo que los Álvaros tienden a ser muy protectores con los demás.

-En un principio, Álvaro tenía los ojos negros. Cuando casi había terminado de escribir la novela, me di cuenta de que los dos hermanos no se parecían casi nada físicamente, y tampoco los quería cambiar mucho, así que preferí que compartiesen el color de los ojos. Por lo demás, son muy diferentes, así que se complementan ^^

-Al principio no tenía muy claro quiénes eran los buenos y quiénes los malos; fue a medida que escribía la historia cuando se me iban ocurriendo pequeños detalles que conducirían, más tarde o más temprano, al final. Suelo improvisar bastante y escribir lo primero que se me viene a la cabeza cuando me quedo en blanco. A veces funciona ^^ (no siempre, obviamente)

-El mago es el único personaje al que no lograba encajarle un nombre. Intentaba buscarle uno adecuado, uno que casara con un personaje bastante anciano y experto en la magia; pero sólo se me ocurría Merlín, y claro, ya estaba cogido xD Así que, tras darle veinte mil vueltas, preferí que su nombre no se descubriese (debe tener uno, como todo el mundo, pero ni yo misma lo sé), y lo llamaría siempre anciano, mago, abuelo, hechicero...

-Enelama es un nombre inventado. Sonará raro, pero se me ocurrió a raíz del título de una canción. Mi grupo de música favorito es Estopa, que tiene una canción llamada Cuando Amanece. Ellos (que son dos hermanos, como mis personajes) ya habían probado eso de dar la vuelta a las palabras (el título de uno de sus discos es el nombre de su ciudad, Cornellá, al revés), así que, pensando pensando, se me ocurrió invertir la palabra “amanece. Quedaría “ecenama”, pero aún seguía sin convencerme el resultado; con un par de arreglillos, el lugar adonde llegarían Álvaro y Víctor terminó por llamarse Enelama.

-Seguimos con nombres inventados: al-Makhim y al-Munrhaf. El primero, el emir, tiene un nombre que me inventé estando en 3º de ESO, pues debía hacer un trabajo sobre un romano que viajaba a la época musulmana para la asignatura de Geografía-Historia. En aquel momento, con 14 años, no tenía mucha idea sobre el mundillo árabe, más que lo que veía en las noticias cada día (lo cual no era muy bueno, la verdad, aunque tampoco lo es hoy). Por supuesto, no conocía ningún nombre musulmán, así que quise inventarme uno; tras mucho pensarlo, me decidí por al-Makhim, nombre que empleé luego para el emir de mi historia. En cuanto al segundo, al-Munrhaf, el visir, no hice sino usar otra de las alternativas que se me habían ocurrido para el trabajo de Geografía.

-Azahara es un personaje muy ambiguo. Da muchísimo juego, en un momento parece buena y, al siguiente, es la viva imagen del odio. Y esto no lo he hecho por casualidad; en realidad, ni yo misma tenía claro si esta chica iba a ser buena o mala. Sólo al final, cuando ya escribía el capítulo 15, me decanté por una de esas opciones, y creo que ha sido la acertada ^^

-La idea para escribir esta novela me llegó en 4º de ESO, en una clase, curiosamente, de religión (y no de historia, como cabría esperar). El tema iba sobre la religión en la época medieval, y no sé muy bien cómo, de repente me pregunté cómo se sentirían unos chicos del siglo XXI en la Edad Media. Ese fue el detonante que necesité para, pocos días después, empezar a escribir la historia en un cuaderno. Porque por entonces aún no tenía ordenador, así que el primer borrador de la historia lo hice a mano. Cambiaron muchísimos detalles cuando la trasladé al ordenador, principalmente porque quise documentarme para la ambientación. Todo el proceso me llevó alrededor de dos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Paséate por este bosque lleno de tréboles de cuatro hojas y escribe algunas letras en la tierra ^^